MARKETING OLFATIVO


¿QUÉ ES EL MARKETING OLFATIVO?

El marketing olfativo es una eficaz y novedosa herramienta de marketing, que se basa en el uso de aromas o esencias exclusivas, en distintos tipos de ambiente, con el objetivo final de suscitar diferentes emociones, desde actuar positivamente en el ánimo de los empleados en sus lugares de trabajo, hasta influir en la fidelización, de manera indirecta en los clientes, consiguiendo un recuerdo de experiencia placentera al visitar empresas, locales comerciales, oficinas, consultas médicas, hoteles, gimnasios, restaurantes, etc., o asociando una marca a un determinado aroma.

El marketing olfativo busca reforzar la identidad de una empresa, utilizando fragancias que las identifiquen a través del diseño “odotipo”, que consiste en una forma aromática estable que se inscribe como uno de los elementos distintivos de una marca, y por lo tanto, las empresas tratan de obtener un olor peculiar y único, que les permitan tener la exclusividad y un factor de diferenciación, para que los clientes puedan vincular e identificar un determinado aroma, con la marca.

¿Cómo influye en nosotros el marketing olfativo?

El marketing olfativo intenta afectar al sentido más sensible del ser humano. El olfato, hasta hace muy poco, era un sentido que no se tenía en cuenta en marketing, hasta que se empezaron a ver sus efectos a través del neuromarketing. El olfato es un sentido de rápida asociación y el de mayor permanencia en nuestra memoria

Nuestro sentido del olfato puede recordar más de 10.000 aromas, que es el sentido más desarrollado y tienen una capacidad importante para influir en nuestros comportamientos. Esto sucede gracias a que está directamente conectado con el área del cerebro que se encarga de procesar las emociones y los recuerdos.

¿Qué beneficios aporta el marketing olfativo?

Un gran número de estudios afirman que los aromas provocan, de manera inconsciente, comportamientos transcendentales en las personas y que el olfato es el sentido que más sentimientos genera. Es así como el ser humano recuerda un 35 % de lo que huele, un 5% de lo que ve, un 2% de lo que oye y un 1% de lo que toca. De esta manera, implementando una estrategia de marketing olfativo en un punto de venta, podemos llegar a aumentar la predisposición a la compra en un 26%.

Además, el marketing olfativo produce los siguientes beneficios para los consumidores finales:

● Mejora la experiencia de compra.
● Fortalece el posicionamiento de la marca.
● Beneficia la fijación de la marca en la memoria.
● Favorece la asociación de aromas al negocio.
● Beneficia la comunicación.
● Aumenta la productividad de los empleados en un 14%.
● Reduce el estrés, la fatiga y la ansiedad.
● Aumenta la permanencia del cliente en un lugar aromatizado.
● Otros.

Si somos capaces de combinar el marketing olfativo con otros elementos relacionados con el marketing sensorial, como son la iluminación, temperatura, decoración, etc., mejoraremos de manera exponencial la experiencia del consumidor en el espacio comercial.

cms-img